Hola de nuevo.

 

Este mes, vamos a informaros de dos cosas:

 

Primero, sobre la ropa para Caritas.

 

Existen dos épocas al año, que en la casa, cambiamos la ropa de verano por la de invierno, o al revés. Y nos encontramos con prendas que ya no nos valen por cualquier motivo.

Desde que tenemos Caritas en este pueblo, la solución es bien fácil.

Pero… ¿Todo vale?, y lo que demos ¿Lo podemos dar de cualquier forma?

Primero, agradeceros sinceramente vuestra donación. Pero pensar por un momento, que esa prenda que tenéis en la mano, se la vais a regalar a Jesús, a vuestro hermano.

 

¿Qué le darías y cómo se lo darías?

 

Con DIGNIDAD. Haciéndolo así, tan digno es el que da, como el que recibe.

Un pequeño grupo de personas, voluntariamente, se dedican a ordenar y clasificar toda esa ropa, para darla a quien le hace falta. No tienen por qué estar lavando, ni cosiendo, ni planchando. Bastante hacen con regalar, de su tiempo, dos tardes a la semana, los martes y los jueves.

 

Por lo tanto, lo que traigáis a la iglesia, que sea lo mejor posible. Para el resto, existen unos contenedores rojos, con el dibujo de Caritas. Pensar, que no se especula con la ropa de esos contenedores, al contrario, la gente que trabaja en esa empresa, que es Caritas, son puestos de trabajo para poder subsistir.

 

Segundo, empezamos ya con la Campaña de la Cárcel.

 

Necesitamos: ropa interior, calcetines, zapatillas de deporte (todo esto, nuevo). Además, sellos, tarjetas de felicitación y tarjetas telefónicas; como tantos años llevamos haciéndolo ya.

 

Y por último deciros, que no solo de ropa vive el hombre. Que la Navidad es para todos y así, todos tengamos ¡Feliz Navidad!

 

No seamos tacaños, como ese hombre que era tan tacaño, que oía la misa en la tele y cuando pasaban el cestillo, cambiaba de canal.

 

Que Dios os lo pague.                                                         Diciembre, 2016.